Blog dedicado a decoración, artesanía, restauración, pintura, jabones, velas, repostería y mis mascotas.



Bienvenido

Aquí podrás ver parte de mis gustos y aficiones, de las cosas que pinto, las velas y jabones que hago en casa, mis ideas sobre decoración y restauración, aprendidas durante varios años en cursos y talleres especializados, repostería y mis perros. Espero saber transmitirte mis inquietudes de forma amena y divertida. No pretendo hacer ver que mis jabones tengan propiedades mágicas o curativas, solo que sean espumosos, hidratantes, agradables y que huelan a gloria. Estaré encantada si algo de lo que vas a ver te gusta y de todos los comentarios que quieras dejarme, y por supuesto, con mucho gusto atenderé tus encargos.
Muchas gracias, espero que vuelvas pronto.

lunes, 24 de julio de 2017

BAJO EL MAR.

Desde hace tiempo y afortunadamente, ya no está permitido sacar nada de los fondos marinos. Ellos albergan auténticos tesoros que durante mucho tiempo, los humanos nos hemos encargado de ir destruyendo. La riqueza de la flora y fauna marina es infinita y es de ley disfrutarla, pero preservándola. Yo misma cuento con algunos corales naturales de tiempos en que todo valía, pero ahora hay que buscar otras opciones para lucir tan bellos elementos. A mi me fascinan, como todo lo que "huela" a mar, así que como no he querido resignarme a no lucirlos en casa, me he"buscado la vida" y he fabricado los míos propios.
Me fui a mi Asian shop  (designación DECOSUR) de confianza jaja y me traje todo esto. Chachi piensa: "Y ahora que se le ha ocurrido a mi mami humana....."


Me rebocé y super rebocé en pasta blanca intentando evocar a Demi Moore en Ghost, pero con mucho menos glamour y erotismo. Esto fue sencillamente pringarme enterita.


Quien no lo intenta, no lo consigue oooo...el que no apuesta no gana. Creo que yo he casi ganado porque me han quedado unos corales chulos, chulos.



Me he documentado sobre diferentes variedades para darles el color y forma adecuados. No me gusta dejar las cosas al azahar, ni inventar nuevas especies. Uno en tono coral y el otro en un blanco roto.





Las bonitas peanas, no son más que dos ceniceros que he puesto dados la vuelta. Dan el pego totalmente, ¿a que si?.
A la vez, decidí fabricarme mi propia guirnalda de luces. ¿como?, pues con conchas.



Tan facil, como ir pegando parejas de conchitas en cada luz.


La luz que desprenden es adorable y muy acogedora. Puede hacer las delicias de cualquiera de nuestras noches de verano.







He intentado ser lo más fiel posible y darles el máximo de realismo. Por eso no podían faltar estos pequeños orificios tan característicos en alguno de sus brazos.



Me los llevo a la playa. estoy orgullosa de ellos. Siempre menos es más y a mi, me ha llenado muchísimo este trabajo.

Con este post me despido hasta mi vuelta de vacaciones. Ahora tocan maletas y demás líos que conllevan los viajes y en poquitos días, a disfrutar del mar.
Te agradezco mucho tu paso por aquí y el tiempo que me has dedicado y espero que te haya gustado la entrada. NO TE OLVIDES DE MI QUE LAS VACACIONES SE ACABAN Y YO VUELVO PRONTO.