Blog dedicado a decoración, artesanía, restauración, pintura, jabones, velas, repostería y mis mascotas.



Bienvenido

Aquí podrás ver parte de mis gustos y aficiones, de las cosas que pinto, las velas y jabones que hago en casa, mis ideas sobre decoración y restauración, aprendidas durante varios años en cursos y talleres especializados, repostería y mis perros. Espero saber transmitirte mis inquietudes de forma amena y divertida. No pretendo hacer ver que mis jabones tengan propiedades mágicas o curativas, solo que sean espumosos, hidratantes, agradables y que huelan a gloria. Estaré encantada si algo de lo que vas a ver te gusta y de todos los comentarios que quieras dejarme, y por supuesto, con mucho gusto atenderé tus encargos.
Muchas gracias, espero que vuelvas pronto.

domingo, 10 de diciembre de 2017

¡¡¡¡POR MIS COJINES!!!!

Me gusta mucho poner cojines navideños al llegar ésta época del año. Eso si.... tengo que buscarme las mañas, porque ya no tengo sitio para guardar tanto cachivache. Por eso, suelo emplear fundas y forrar con ellas los que utilizo el resto del año. Así que por eso nos vemos inmersas en este post:  POR MIS COJINES. Tan solo me concedo la licencia de añadir a la colección uno nuevo por temporada, que no sea tan solo una funda, y es el que pinto a mano alzada. Te voy a ir mostrando todos los de éste año y desvelándote los secretos de cada uno.
El primero está hecho de un tejido de algodón bastante grueso. Sobre él se me ocurrió coser unas manoplas en cuadros vichy en tono rojo, están rematadas con un bonito encaje en sus puños y una lazada, que le da un toque romántico. La trasera es de los mismos cuadros vichy.



El siguiente también tiene su trasera de iguales cuadros, pero su frontal está tejido en lana a punto de ochos en un bonito y acertado tono rojo. Muy calentito y confortable. De estos he hecho dos.




Como tercer plato, el que he pintado. Me encanta el reno Rudolph. Es un personaje que me transmite mucha ternura. Por eso, el cojín principal de éstas navidades está dedicado a él. Aunque está acostumbrado, suele pasar bastante frío porque es el que encabeza el trineo de Santa, para guiar a todos con la luz de su nariz, así que he decidido añadirle una bufanda de cuadros para que esté más calentito.




¡ Yo creo que ya está preparado para traernos los regalos.!



A los pies de la silla, el último. Era una de las antiguas fundas de los que tenía en el salón. Como eran cuadrados (de 50X 50) y los de ahora son alargados, he formado una especie de sobre y lo he rematado con los  socorridos cuadritos de marras. He añadido un pompón de la lana (sobrante de los de punto de ochos) y..... ¡tan monos.! Tres en total de éste modelo.







Todos juntos  forman un conjunto muy hogareño muy de mi gusto y el de los míos.










Creo que las navidades se presentan bien confortables, como debe ser. Ya imagino las largas tertulias familiares recostados sobre éstos cómodos cojines, que se unen a los de años anteriores.





Espero que lo hayas pasado bien. Ya ves que con muy poco puedes tener tus cojines navideños. Te doy las gracias por el tiempo que me has dedicado a éste espacio y te emplazo para dentro de muy poco.